17 julio 2021

Mis obras son muy libres.

Tanto escribiendo como creando imágenes, hago lo que me apetece cuando me da la gana del modo en que se me antoja más adecuado, pasando bastante de todas esas cosas que debería tener en cuenta para encajar.

Nunca pretendo lavar cerebros, ni transmitir ideologías o defensas encubiertas, tan solo emplear los recursos a mi alcance para hacer algo parcialmente distinto a la uniformidad mayoritaria.

En lugar de aprovechar el conocimiento de los medios y géneros para adaptarme a lo que triunfa, lo utilizo con la idea de evitar ciertos aspectos y generar un resultado diferente.

De hecho, insisto mucho en que mis historias son ficción, sin que tengan que representar ninguna forma de pensar propia del autor.

Eso sí..., siempre empleando las mayores cantidades posibles de pasión y dedicación.

Supongo que muchos dirán lo mismo, pero en mi caso es verdad. 


¿Debería cambiar de táctica? Quién sabe... Me atrevería a decir que ni siquiera se trata de una "táctica", sino más bien una actitud.

No hay comentarios:

Publicar un comentario