28 abril 2021

El primer párrafo de LA CANCIÓN DEL BOSQUE MÁGICO.

    El pájaro azul y naranja volvió a remontar el vuelo hasta la rama del alto chopo que utilizaba como refugio y otero. En su largo pico lucía su más reciente trofeo, que todavía coleteaba intentando luchar por su vida. Aunque se trataba de un pequeño alevín de trucha inservible para Palmir, este protestaba encolerizado, ya que cuando el ave hacía una captura espantaba al resto de sus presas potenciales. Escondido entre los arbustos, Sisky observaba con diversión al pelirrojo hombre gato. Cada vez que su hermoso hocico blanco soltaba un improperio, maldiciendo al martín pescador, el joven bastita de atigrado pelaje tenía que esforzarse para no dejar escapar una carcajada. Llevaba un rato pensando en ayudarlo con su tirachinas; pero había sido un día muy aburrido hasta entonces y prefirió darle margen al ladrón alado.



El primer párrafo de TODO LO QUE NO DEBÍ HACER.

    Tenía una absoluta sensación de libertad. Aunque no creo que fuese a s de cuarenta kilómetros por hora, el aire movía mi vestido con suficiente fuerza como para que notase la aceleración. Llevaba el visor del casco levantado y, con toda seguridad, una gran sonrisa en el rostro. Por algún motivo desconocido, la scooter de mi hermana mayor se encontraba allí en lugar de en nuestra ciudad, y localizar las llaves en el chalé fue sencillo. Sabía que ella no iba a aparecer en todo el verano, porque se había marchado a la costa francesa con su queridísimo novio. El chaval me ca fatal, y no va ningún futuro a la relación, pero ¿quién era yo para opinar algo al respecto? Además, si eso facilitaba que pudiese disfrutar de su moto sin que nadie me dijese nada, tenían mi bendición asegurada. El hecho de que acabase de pasar el examen de conducir, y le fuesen a comprar un coche, me hizo pensar que aquella belleza de dos ruedas terminaría siendo a con enorme facilidad. Supongo que, si hubiese preguntado, me habrían dicho que necesitaba un carné apropiado, y yo sabía que mi hermana tenía una licencia de algún tipo antes de la s reciente, así que no lo hice. Preferí creer que no iban a pedirme los papeles dentro de la zona urbana. No negaré que se la había cogido antes en unas cuantas ocasiones, pero disponer de ella sin tener que dar explicaciones era algo distinto.


El primer párrafo de EL RITMO ASESINO.

    La gran pantalla del centro de control mostraba varias fotografías del último lugar de los hechos. Todos los monitores secundarios detallaban diferentes partes que Roberto había considerado de importancia para sus explicaciones, y las veinte sillas de la sala estaban ocupadas. Llevaba casi tres horas intentado argumentar que aquello no parecía tener ningún sentido aparente, al igual que en los anteriores doce casos. Cuando se giró para comenzar a exponer su peculiar teoría al respecto, los rostros de incredulidad y desaprobación eran generales. Se quedó bloqueado durante un momento. No era que los presentes estuviesen aburridos o poco interesados en la situación, sino que no comprendían cuál era el maldito problema. Desde el fondo de la sala, su trajeado jefe le hizo una señal con las manos, simulando unas tijeras para que cortase ya.


27 abril 2021

Los tres primeros párrafos de SUSURROS EXTRAÑOS.

    La luz de la vela se extinguió, dejando paso a las sombras que se alargaban desde el hueco de la ventana. El aire entraba húmedo y frío, tanto como solo es posible en diciembre. La farola titilaba, haciendo que la iluminación produjese una intermitencia poco habitual en una bombilla led. Sin embargo, él apenas prestaba atención a todo eso. 

    Los golpes en la entrada comenzaban a ser demasiado intensos como para seguir ignorándolos. Debía descender si no quería que la tirasen abajo antes de que alcanzase su objetivo.

    Apagó el cigarrillo con cierto temblor en la mano, miró un momento al techo y cogió el oxidado cuchillo de cocina que descansaba encima de la sucia mesa. En el mismo instante en que lo levantó, empezaron los susurros de nuevo. No le molestaban ya. De hecho, casi le tranquilizaba oírlos. Para él eran una constante indicadora de que todo iba como debía.



https://linktr.ee/victorsaenzbarron

El primer párrafo de TECNO.


    No hay forma de saber cuánto recordarás al ponerte leer esto, así que empezaré por la primera secuencia que  me viene a la mente. Soy consciente de que antes había mucho más, años enteros de hechos que influyeron en lo que  voy a contar. Sin embargo, para , solo son fragmentos perdidos en una nebulosa de coloridas interferencias. Es posible que tú puedas rellenar los huecos a partir de las imágenes del pasado que surgieron durante esta odisea, o que todo te parezca nuevo e increíble. Probablemente, ninguna de las dos tendrá la oportunidad de comprobar nada de lo  que viene a continuación; pero forma parte de ti, incluso  aunque optes por negarlo, será mejor que consideres sinceras mis palabras.